Google+ Facebook Twitter YouTube Twitter Contacto

Erradicación de la violencia contra las mujeres

SILVA: "CON CONOCIMIENTO VAMOS A PODER IR CAMBIANDO ESTAS SITUACIONES"

La Provincia adhirió al Plan Nacional de Acción para la Prevención, Asistencia y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres. La ministra Mónica Silva aseguró que la escuela "es un espacio adecuado para erradicar la cultura machista".

SILVA:

La jueza de Familia de Viedma, María Laura Dumpé y la ministra de Educación y DDHH, Mónica Silva, junto a la titular del Consejo Nacional de las Mujeres, María Tuñez, en Casa de Gobierno

"Es desde la educación donde podemos intentar el comienzo de toda acción contracultural, que tienda a una consideración igualitaria de las mujeres, de sus derechos, posibilidades y capacidades". Así lo afirmó la ministra de Educación y Derechos Humanos, Mónica Silva, luego de participar del acto donde el gobernador Alberto Weretilneck firmó la adhesión de Río Negro al Plan Nacional de Acción para la Prevención, Asistencia y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres.

Al definir a la violencia de género como "una construcción cultural milenaria", la titular de la cartera educativa provincial sostuvo que "hay muchísimas cosas que se pueden hacer desde la escuela" para erradicarla.

"Es el centro de la educación sistematizada. Es un punto esencial donde debemos trabajar desde la primera infancia, en el jardín de infantes; porque lo que se necesita es un cambio cultural. La violencia contra las mujeres, su cosificación, se relaciona a una creación, a una construcción cultural milenaria", dijo.

Asimismo, remarcó que "hay un programa nacional que viene desde hace muchos años: el de Educación Sexual Integral, que ayuda profundamente a considerar una batalla cultural en contra del maltrato y la discriminación de las mujeres. Es solo con conocimiento que vamos a poder ir cambiando estas situaciones".

En ese marco de análisis, recordó la modificación de los formularios de inscripción a las escuelas, "elaborados hace muchísimo tiempo atrás y discriminatorios".

"Ahora, los estamos rediseñando para que desaparezcan palabras sexistas y que, también, aluden de un modo no apropiado a las características y posibilidades de las mujeres", indicó.

Esa reformulación de las planillas de inscripción escolar, en las que se requería saber la identidad del "padre, madre y sexo" del estudiante, implica el cambio en la formulación de la solicitud a "una manera adecuada a las situaciones actuales y a lo que la ley indica en cuanto a igualdad de género", subrayó Silva.

"Son pasos adelante para cambiar una cultura existente y machista, porque así ha sido su construcción milenaria", finalizó.